Codiciada por magnates de todo el mundo, Nueva Zelanda prohíbe vender viviendas a extranjeros

Por un aumento imparable en el costo de las viviendas, los extranjeros ya no podrán comprar casas en Nueva Zelanda, según una nueva ley aprobada. El objetivo: promover la venta de inmuebles a nivel nacional.

El alcance de la medida se extiende a todas aquellas personas que no sean residentes del país, con la excepción de australianos y singapurenses, quienes se encuentran exentos debido a los acuerdos de libre comercio.

Según una nota del diario El País, la ley prohíbe a los extranjeros comprar viviendas ya existentes, pero sí permite comprar terrenos, de modo que se incentive la construcción de nuevas viviendas para aumentar la oferta. De todas formas, para realizar esa compra, los extranjeros deberán contar con el permiso de la Oficina de Inversiones Extranjeras, y tendrán que demostrar que la inversión traerá beneficios para el país.

El sector inmobiliario cree que la nueva reglamentación no tendrá el efecto deseado, ya que afirma que la inversión extranjera contribuye al desarrollo de nuevos proyectos residenciales, lo que eleva la oferta disponible, incluso para los mismos residentes. Además, sostiene que la prohibición tendrá un impacto negativo al ir en contra de la imagen de economía abierta que proyecta Nueva Zelanda.

 

Vía: LA NACION