Argentina: Se impulsan cambios en la ordenanza para bajar las expensas

Con el considerable incremento que reflejaron en los últimos cinco años (se triplicaron de 2013 a la fecha), las expensas representan un diferencial de peso a la hora de elegir un departamento en la Ciudad de Buenos Aires. Es también uno de los primeros ítems en la lista de consultas de los inquilinos, ya que en varios casos el valor puede llegar a representar el de medio alquiler extra. 

Desde marzo rigen las dos primeras, que apuntaron a eliminar el certificado de  “Edificio seguro”, que suponía un gasto anual de $12.000, y el libro de datos del consorcio, en el que se invertían $1000 al año.

Lo que sigue es una modificación en la ordenanza que dispone los controles en los tanques de agua y que rige desde 1991. La regulación exige que los tanques sean vaciados semestralmente sin antes realizar un análisis del contenido, desperdiciando así millones de litros de agua potable y demandando un gasto de $12.000 anuales para el consorcio. La nueva norma propone que el chequeo sea anual, y que previo al vaciamiento se haga un análisis del agua. Entonces, sólo en el caso de que se encuentre una anomalía en el líquido, el recipiente deberá vaciarse para su correcta desinfección. 

Algo similar ocurrirá con la desinfección y el control de plagas, un servicio que actualmente es mensual y que pasaría a ofrecerse de manera anual, aunque los vecinos podrán solicitar la cantidad de desinfecciones que consideren necesarias de acuerdo al estado y la antigüedad de la construcción. 

Por su parte, es inminente la aplicación de modificaciones en el control de ascensores y calderas, para lo que se establecerán nuevos criterios según la antigüedad de las instalaciones, el uso, sus características y el resultado de las pruebas y análisis que se realicen.

Otro cambio que se viene afectará a las instalaciones contra incendios, exigiendo un recambio anual de los matafuegos sin necesidad de la verificación trimestral. Y también se eliminará la obligatoriedad de construir instalaciones secas. En cuanto a las fachadas, la verificación sólo será obligatoria para los frentes de edificio, y no incluirá otros espacios que no afectan a terceros, como las terrazas, y que con la ley actual también deben ser inspeccionados. 

Por último, los consorcios de propiedad horizontal contarán con una cuenta corriente gratuita provisto por el Banco Ciudad, lo que les habilitará un ahorro de $7200 al año.

Ayer se aprobó en la Legislatura el proyecto de Consorcio Participativo, una plataforma gratuita del Gobierno porteño para administrar consorcios. 

 

Vía: CLARIN