Fuerte polémica desatada por el proyecto de rascacielos de Rafael Viñoly para San Rafael

El proyecto inmobiliario contará con 67 pisos y 300 metros de altura, convirtiéndose en el  edificio más alto de Sudamérica, con una inversión de 400 millones de dólares. El lugar elegido es San Rafael ubicado frente a la playa brava en el barrio residencial del mismo nombre. Junto con el emblemático Hotel San Rafael forma parte del complejo turístico que proyecta el Grupo Cipriani con el diseño del prestigioso arquitecto uruguayo Rafael Viñoly.

El Arq. Viñoly - radicado en Nueva York desde hace décadas y con oficinas en Londres, Abu Dhabi, Palo Alto, entre otras ciudades– es responsable del aeropuerto de Carrasco, el puente de la Laguna Garzón y el edificio Aqua en Punta del Este.

El proyecto de inversión del Grupo Cipriani generó todo tipo de reacciones en las redes sociales sobre la altura, el estilo en ladrillos y con techo a dos aguas de la torre. Esto provocó una convocatoria en la plataforma change.org bajo la consigna "No a los 60 pisos en San Rafael" que reunió casi 9.000 firmas en 24 horas. Laura Alemán, profesora agregada del Instituto de Historia de la Arquitectura de la Universidad de la República dijo a El Observador: "Me parece un desastre desde varios puntos de vista". Lo cuestionó tanto desde el punto de vista estético como del posible impacto medioambiental.

Para el ex director de la Comisión del Patrimonio, arquitecto y catedrático de historia de la arquitectura en la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo, William Rey, es un proyecto “desacertado” para Punta del Este.

No obstante Rafael Viñoly, el célebre arquitecto lo defiende en pos del desarrollo de Punta del Este. Dijo ante el organismo de gobierno de Maldonado que su intención y la de Cipriani es generar un polo de atracción para un mercado internacional que todavía no existe en el país y que Punta del Este se convierta en la Cannes de Sudamérica, refiriéndose al glamoroso balneario francés.

Vía: EL OBSERVADOR