Economía busca potenciar la ley de inversiones para "atacar" los problemas de empleo

Los tres motores de crecimiento de la economía (consumo, inversión y exportaciones) muestran un comportamiento diferente desde mediados de 2016 cuando la actividad comenzó a recuperarse.

Mientras las exportaciones y el consumo privado tienen un desempeño positivo, a la inversión le cuesta despegar. En ese contexto, a comienzo de año el Ministerio de Economía (MEF) anunció una serie de estímulos fiscales que tienen como norte fomentar el empleo y la inversión.

Uno de los rubros en los que se hace énfasis es la construcción, donde se otorgan beneficios para fomentar proyectos de gran porte. Pero también se introdujeron cambios en los criterios para el otorgamiento de exoneraciones en el marco de la ley de Inversiones, cuya reglamentación quedará lista la próxima semana.

Por ejemplo, entre las modificaciones que implementará la nueva reglamentación, se dará mayor ponderación al indicador de empleo al momento de otorgar los beneficios fiscales. El mismo pasará de 30% a 40%, por lo que un proyecto que sea intensivo en la creación de empleo obtendrá una exoneración en el IRAE equivalente al 47% de la inversión.

Sector inmobiliario

Específicamente en el rubro construcción el gobierno aprobó a fines de 2016 un decreto que otorga beneficios fiscales a proyectos de gran porte para incentivar la inversión en el sector inmobiliario. 

El Poder Ejecutivo definió como emprendimientos de gran dimensión económica a aquellos que tuvieran una inversión superior a 123 millones de unidades indexadas (UI) lo que equivale a US$ 16,2 millones, con al menos 20% del área destinada a uso común.

En febrero se resolvió extender por un año el plazo para presentar nuevos emprendimientos al amparo de esos beneficios.

De esa forma, los proyectos deberán ser presentados antes del 31 de diciembre de este año y tendrán como máximo un plazo de 36 meses de ejecución

De todas formas, en el caso de Maldonado la percepción de los operadores inmobiliarios es que la construcción está planchada. Según datos procesados por el consultor Julio Villamide la mano de obra ocupada en el sector está en el menor nivel de al menos 12 años. Además, han sido escasos los avances de obra de esos proyectos que fueron presentados el año pasado.

 

Vía: EL OBSERVADOR