Una casa en menos de tres meses

Aunque en Uruguay comenzaron a implementarse estos sistemas hace poco, en el mundo esta tendencia viene creciendo hace cinco años aproximadamente. En la Costa de Oro, pero sobre todo en balnearios de Maldonado y algunos de Rocha, se ven cada vez más viviendas que no están cimentadas sobre ladrillos, aunque en su exterior, son casi similares a las propiedades de construcción tradicional.

Por costo, rapidez y practicidad, cada vez más uruguayos optan por estos sistemas alternativos. Por lo general, los que más se están utilizando en la región son el llamado steel framing –un tipo de construcción en seco con estructura de acero galvanizado– y las casas en base a contenedores nuevos o reutilizados.

En comparación, una casa de construcción tradicional de entre 50 y 60 metros cuadrados puede tardar cuatro meses en construirse; mientras que con el sistema de steel framing el tiempo se reduce a un mes.

Contenedores sofisticados

La otra opción con auge en la construcción son las viviendas en base a contenedores marítimos. En algunos casos se reutilizan y en otros, son nuevos.

En cuanto al precio, Visconti dijo que el promedio ronda los US$ 570 más IVA el metro cuadrado terminado de vivienda. El mínimo va desde los US$ 150 y el tope "depende de lo que quiera el cliente y de la calidad de los materiales", expresó.

¿Disminuirá el costo de la construcción?

El consultor inmobiliario Julio Villamide dijo a El Observador que en la medida en que aparezcan alternativas "más baratas" de construcción, puede producirse un estímulo para incrementar la productividad y bajar costos, pero eso se definirá en el mercado "en función de la oferta y la demanda. Si los que producen viviendas tradicionales en algún momento no logran colocarlas con la fluidez que necesitan, tendrán dos opciones: o dejan de producirlas o tratan de hacerlo a un costo más bajo", sostuvo.

Respecto a la construcción en contenedores, Villamide dijo que para él "son bienvenidos en tanto se construyan en la formalidad y a la par de la normativa vigente de cada departamento", aunque no sean tradicionales, explicó el consultor.

 

Vía: EL OBSERVADOR