Crédito hipotecario se salvó de la maldición trienal

Desde que en 2005 el mercado hipotecario uruguayo comenzó a reactivarse, cada tres años el monto prestado caía, en medio de contextos internacionales adversos que repercutían negativamente en la economía local.

Así en 2006, en 2009 y en 2012, los montos cayeron medidos en Unidades Indexadas, respecto al año anterior.

Tocaba en 2015 volver a caer y si bien la expansión se redujo de 10,2% (2014) a apenas 2,5% (2015), esta se mantuvo en terreno positivo, quebrando una tendencia de más de una década a caídas trienales.

El crédito hipotecario resulta clave para sostener el nuevo modelo de negocio en el mercado de la vivienda de Uruguay, más orientado al usuario final, que en una buena proporción necesita de un crédito para acceder a la compra de su nueva vivienda.

La amenaza ahora se centra en el crecimiento de la tasa de interés, que desde hace varios años no cesa de crecer y margina a miles de uruguayos que con los niveles actuales de las tasas de interés, no pueden acceder con sus ingresos al crédito que necesitarían.