Crece demanda de construcciones en Steel Framing por los menores tiempos de ejecución de la obra y los costos

20180903

En Uruguay se está registrando un verdadero “boom” en la construcción con tecnologías alternativas, una de ellas el Steel Framing, según varios operadores del sector. Es que los tiempos de ejecución de una obra son menores y los costos de edificación también se ven reducidos de manera importante en relación a los sistemas constructivos tradicionales.

Hace varios años que se habla con intensidad de este sistema, que se centra en la utilización de acero reforzado con zinc y otros materiales. Pero los impulsores también destacan que esta tecnología puede combinarse con los esquemas habituales de edificación.

En un seminario llevado a cabo semanas atrás en la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo, el arquitecto Eduardo Siuciak, integrante de la Cátedra de Construcción, sostuvo que se está experimentando un cambio en la industria: hay cada vez más obras con ladrillos y hormigón que incorporan el Steel Framing o alguna otra tecnología de construcción en seco.

“Este nuevo panorama trae desafíos de exigir la certificación de los sistemas constructivos alternativos”, manifestó el especialista.

A su entender, “la transformación exige un compromiso del sector de la construcción” y se debe “incentivar el desarrollo de nuevo productos”, así como el desarrollo de manuales e instructivos de trabajo. “Necesitamos ir por ese camino”, apuntó.

Además, bregó por el desarrollo de “controles de calidad de los procesos y generar los encuentros que posibiliten ir desarrollando y llevando ese conocimiento al resto de los actores”.

Es así que se está buscando firmar con la Cámara de la Construcción del Uruguay un convenio marco para dictar cursos sobre el Steel Framing, indicó.

Lo más llamativo es que no sólo hay más clientes interesados en conocer sobre esta tecnología, sino que los propios estudiantes de Arquitectura hacen foco en ella. Según Siuciak, entre el 80% y el 90% de los proyectos de los alumnos en la cátedra giran alrededor de edificaciones realizadas con Steel Framing.

“El desafío es entender el sistema, ver cuáles son las posibilidades, conocer su flexibilidad, las precauciones que hay que tener. El sistema constructivo tiene que venir acompañado de incorporación de materiales y componentes para luego responder a una situación determinada de habitabilidad”, dijo.

Costos y tiempo

En ese mismo seminario, el técnico Líber Trindade, integrante de la directiva del Instituto de Construcción en Seco (IUCOSE), afirmó que desde 2013 y 2014 se escucha en Uruguay sobre la necesidad de apuntar al Steel Framing como sistema constructivo.

“El bolsillo de la gente hoy necesita casas en menor plazo”, sostuvo Trindade. Además, se debe buscar mecanismos que reduzcan los costos de producción, especialmente si se tiene en cuenta la mano de obra.

IUCOSE desarrolló su propio manual a fines de 2017 sobre Steel Framing a fin de divulgar sus bondades en la industria de la construcción y los actores económicos vinculados.

“Empezamos con una ronda de contactos con intendencias y bancos para abrirle el camino al sistema para ver si las exigencias eran las mismas”, explicó. En definitiva, el objetivo de las reuniones mantenidas era presentar el sistema y potenciar su explotación.

“A medida que más construcciones se ven, más la gente confía en el sistema”, indicó. Es más, alguna de las empresas vinculadas a IUCOSE han erigido ya más de 100 casas de acero en el país.

“Una casa tradicional, por lo menos, requiere de cuatro o cinco meses de construcción pese a que sea pequeña. En Steel Framing requiere entre 30 y 60 días. Incluso, los componentes se pueden hacer en un taller y después ser trasladados”, explicó Trindade.

“A veces se habla que los sistemas nuevos le quitan mano de obra a la construcción. Y por el contrario, acelera el proceso para que los uruguayos puedan acceder a una vivienda propia”, señaló.

A manera de ejemplo, señaló que hay proyectos de edificación de una vivienda que llevan uno o dos años de ejecución, pero con el Steel Framing se podrían llegar a construir seis casas de similares características en ese período de tiempo.

El país de la región que más avanzado lleva la incorporación del Steel Framing es Chile, pero en varios puntos de Brasil, como en San Pablo, su uso se incrementó en los últimos años, indicó el especialista. En esa ciudad, dijo, en 12 meses se construyeron más de 300 casas con esta tecnología alternativa.

“Lo peor que nos puede pasar es uruguayizar las cosas. Hoy lo que tenemos que hacer es copiar lo que se hace en otros lados. (…) Está tecnología llegó para quedarse”, sentenció.

El Steel Framing da pasos cada vez más firmes en Uruguay. Más empresas exploran su utilización y los técnicos participan en ferias locales e internacionales de construcción. Asimismo, tal como se explicó en el seminario de la Facultad de Arquitectura, son muchos los cursos de capacitación que se dictan y los contactos iniciados para promover su explotación.

Foto:  Barbieri Uruguay