Proponen adoptar medidas que permitan ir hacia “la felicidad urbana”

20170703

El catedrático italiano Giorgio Piccinato, de la Universidad de Roma, desarrolló en una conferencia llevada a cabo en la Facultad de Arquitectura de la Universidad de la República su concepto sobre la “felicidad urbana” a partir de un estudio que llevó a cabo en la ciudad de Fermo, ubicada en Las Marcas.

El especialista en urbanismo detalló algunas características de ese centro poblado y señaló la importancia de poder, desde las intervenciones arquitectónicas y urbanas, mejorar la calidad de vida de la gente.

A ese concepto le llama “felicidad urbana”. Tiene por objeto estudiar las características materiales como las intangibles que permiten conformar un sistema exitoso de relaciones socioespaciales para impulsar el bienestar humano.

En su presentación, Piccinato dijo que “es posible estudiar una ciudad desde el punto de vista de lo que está bien y no sólo desde lo que está mal”, como “habitualmente hace el urbanismo”.

De acuerdo a su estudio en Fermo, que permite ser trasladado a otros lugares, los indicadores de “felicidad urbana” son varios. Uno de ellos es que el centro histórico no es abandonado, no queda despoblado como sí ocurre con la Ciudad Vieja de Montevideo, apuntó.

Otro consiste en la utilización de los espacios que tiene el centro de la ciudad, ya que es preferido por sobre los barrios periféricos de la urbe. Y en tercer lugar mencionó a la existencia de una vida cultural muy intensa que toma a la vía pública como lugar preferido de exhibición.

Además, en el estudio también se menciona que la “felicidad urbana” se alcanza cuando hay un equilibrio entre los desarrollos urbanos modernos y la existencia de construcciones tradicionales y antiguas.  

Sus conceptos fueron compartidos, por ejemplo, por la directora de Acondicionamiento Urbano de la Intendencia de Montevideo, Silvana Pissano, quien afirmó que “preocupa mucho” el desarrollo de instrumentos que permitan el bienestar de la población capitalina.

En ese sentido, explicó que su gestión se centra en la redistribución de los usos de los espacios de la ciudad, la participación de la población en las instancias de decisión y la sustentabilidad.

La jerarca repasó algunas medidas que se adoptaron desde la administración departamental para desincentivar la expansión de la ciudad hacia la periferia y motivar la edificación y el repoblamiento de los barrios centrales de Montevideo. Asimismo, hizo hincapié en la importancia de colocar en el tapete el uso del suelo urbano vacante para evitar que sigan existiendo fincas deshabitadas.

A su turno, el docente Pablo Ligrone, de la Maestría de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano de la Facultad de Arquitectura, expresó que la presentación de Piccinato motiva en Uruguay que se profundice su línea de estudio para determinar qué medidas se deben tomar para asegurar un mejor bienestar de los habitantes de las ciudades.

“El asunto es cómo reorientar la acción y cómo construir una ciudad feliz”, subrayó el docente, quien bregó por una mejora de los espacios públicos que permita a la población apropiarse de la ciudad.

En tanto, la docente Mercedes Medina, del Instituto de Teoría de la Arquitectura y Urbanismo de la Facultad, señaló que es necesario pensar si los procesos que han ocurrido en Uruguay, específicamente en Montevideo, no van contra el concepto de “felicidad urbana”.

En ese sentido, recordó que la capital y otras ciudades del país han perdido su impronta industrial del pasado, lo que ha “transformado” el paisaje urbano. También invitó a pensar en la expansión de Montevideo hacia las periferias y si ello no motivó que “se fragmente la ciudad”.

Además, Medina recordó que ha cambiado el vínculo de la ciudad con la población rural, así como con los espacios ganaderos y las colonias agrícolas que coexisten en la urbe. También llamó a pensar en los “nuevos modos de producción y consumo, que no siempre reconocen la territorialidad”.  “Bienvenidas las transformaciones, ¿pero no deberíamos decir algo de ellos?”, sostuvo.

Foto: Uruguay XXI