Parque Miramar alberga a mil familias y potencia su oferta inmobiliaria, comercial y hotelera

20170529

Parque Miramar se fortalece como barrio receptor de emprendimientos inmobiliarios, comerciales y hoteleros. Aumentó la cantidad de familias que residen en ese punto: se estima que hay mil actualmente, pero el número se incrementará conforme se sigan construyendo edificios en el entorno de Avenida de las Américas y sus calles trasversales.

Se trata de una zona en pleno apogeo, según varias personas consultadas por Propiedades. Sus principales atractivos son la proximidad con el complejo Zonamerica, su corta distancia con Carrasco (que sigue albergando edificios corporativos y comerciales) y su estratégica ubicación dentro de las vías de salida hacia la costa oceánica.

La firma Hughes & Rienzi es la responsable de varios edificios y complejos del lugar. “Hay demanda de viviendas en este punto. Siempre vemos que se mantiene la demanda y se generan nuevos desarrollos tanto para compradores como para inversores que buscan renta mediante un alquiler”, dijo a Propiedades Adolfo Hughes, uno de los socios.

En 2016, la empresa finalizó la construcción de El Muelle, un emprendimiento ubicado sobre Avenida de las Américas, con costa sobre el lago de La Caleta. Desarrollado en dos bloques bajos; por un lado, la Torre Parque se emplaza hacia la vía de circulación vehicular, mientras que la Torre Lago se construyó hacia el lago.

Hughes & Rienzi ya había construido en esa zona otros complejos similares: Terrazas del Lago, Rincón del Lago, Areia y BordeRio. Hughes explicó que se encuentra en construcción Las Condes, con dos bloques compuestos por unidades de dos y tres dormitorios que también tendrán vistas hacia el lago y hacia la calle.

“Diseñado para una vida tranquila, combina serenidad, estilo y naturaleza. Un terreno espectacular que suma al amplio frente sobre el lago La Caleta, un espléndido parque sobre Avenida de la Américas y un extenso frente sobre la tranquila y cómoda calle lateral de acceso”, relata el portal web de la empresa.

Casi todos los emprendimientos inmobiliarios cuentan, debido a la normativa de construcción de esa zona, con una planta baja y cuatro pisos en altura. La compañía tiene otros proyectos en carpeta, pero por ahora no se lanzarán al mercado. De todos modos, todo tiene un límite debido a que es finita la cantidad de terrenos que pueden utilizarse con fines residenciales en este punto.

Hughes indicó que el valor promedio del metro cuadrado en la zona es de 3.000 dólares, aunque algunos apartamentos cuentan con una ubicación privilegiada y amenities que los colocan por encima de ese valor. Igualmente, también dijo que algunas unidades cuentan con un valor levemente inferior. 

La valorización de la zona también es observada por Guillermo Scorza, director del estudio Tanco Errea – Guillermo Scorza Arquitectos. Según explicó a Propiedades, en los últimos años se produjo un aumento del valor del metro cuadrado en Parque Miramar, aunque desde 2014 se estabilizó en los precios actuales.

En el segundo semestre del año, la firma de Scorza lanzará al mercado la tercera torre del complejo Blue Sky, que se emplaza en Avenida de las Américas. La primera fue inaugurada en 2009 y cuenta con 26 unidades. La demanda motivó la construcción de la segunda torre, que tiene 32 apartamentos, pero su ritmo de venta fue más moderado.

Igualmente, con aún una notoria avidez por viviendas en el lugar, las 36 unidades de la tercera torre se lanzarán a la venta en pocos meses, explicó Scorza. La mayoría de los inmuebles de un dormitorio se compran para después arrendarlos, mientras que en los de dos dormitorios se adquieren en su mayoría como lugar permanente de residencia, añadió.

Desarrollo comercial y hotelero

La mayor densidad poblacional vino de la mano de emprendimientos comerciales que buscan que los habitantes de Parque Miramar no deban trasladarse muy lejos para hacer sus compras o compartir espacios de esparcimiento.

Por lo general, se trata de desarrollos inmobiliarios compuestos por unos pocos locales y de pequeñas dimensiones. Por ejemplo, Matisse, sobre la calle Gabriela Mistral, que logró posicionarse como un pequeño paseo de compras ya que cuenta con siete locales y un espacio de recreación al aire libre.

Uno de los responsables del lugar, Santiago Queirolo, dijo a Propiedades que el día que abrió las puertas el complejo ya estaban sus siete locales ocupados. Allí funcionan comercios gastronómicos y de elaboración de alimentos de renombre que aseguran la alta concurrencia de los vecinos de la zona.

Además, hay un espacio con juegos infantiles. La idea era plantear un esquema de “mall inclusivo”, subrayó Queirolo. Es por ello que se celebran varios eventos al aire libre y abierto al público y que se colocaron varias mesas de largas dimensiones para facilitar la interacción entre los asistentes.

“Es una zona que ha crecido en los últimos tiempos. Creímos que había una falta importante de servicios y por eso invertimos en este proyecto”, sostuvo. Se trata del primer emprendimiento comercial que desarrolla en la zona, con un precio de alquiler por metro cuadrado que ronda entre los 30 y 40 dólares.

Parque Miramar también se ha nutrido de un emprendimiento similar de la firma Strip Centers, llamado Portal Américas, que se suma a Portal Brunel, un complejo comercial ubicado en Camino Carrasco.

Portal Américas queda sobre Avenida de las Américas y se compone de 11 locales en planta baja y dos depósitos. En su única planta en altura cuenta con nueve locales más. Hay desde restaurantes, hasta almacenes, una farmacia y un lavadero, entre otros.

Esta zona, además, ha cobrado vida de la mano de dos importantes hoteles que pretenden concentrar la demanda de ejecutivos que llegan por pocos días o pocas horas al país. La cadena Howard Johnson instaló un local a metros de Avenida Giannattasio, con vista al lago La Caleta.   Cuenta con un restaurante, un bar, salas de reuniones para eventos y convenciones, un centro de fitness y una piscina frente al lago.

Para finales de este año se espera la inauguración, próximo al complejo Punta Cala, de un hotel de la cadena Hilton, que operará bajo el sello Hampton, especializado en el segmento corporativo.

Se espera que capture al público empresarial que llega al país por una breve estadía y por motivo de negocios. También se apunta a las posibles delegaciones deportivas que puedan llegar por la cercanía con el estadio de Peñarol o a quienes arriben a los eventos musicales que allí se desarrollen.

La zona está desarrollando su potencial. Queda aún más por hacer, según las personas consultadas, quienes hacen hincapié en el traslado de algunos servicios a la zona Este de Montevideo y a Ciudad de la Costa.

Foto: Hughes & Rienzi