Fideicomiso comprará viviendas, las ofrecerá en alquiler y luego facilitará su venta

20171002

Un fideicomiso financiado por aportes institucionales será utilizado para la compra de viviendas que se encuentren en desarrollo para después ofrecerlas en el mercado de arrendamiento y, finalmente, procurar su venta a quienes las alquilaron.

Se trata de una iniciativa del grupo inversor Peninsula Rentals, dirigida por Carlos Mendive, expresidente de la Agencia Nacional de Vivienda (ANV), que trazó un paralelismo de este proyecto con los real estate trusts que funcionan en países como Estados Unidos.

Mendive explicó a Propiedades que la idea es entablar contacto con desarrolladores y negociar la compra de la gran mayoría de las viviendas de sus proyectos. Se procurará adquirir con los fondos del fideicomiso apartamentos en edificios de más de 20 unidades en los barrios Palermo, Centro, Cordón, La Blanqueada, La Aguada, entre otros en los que proliferan las viviendas promovidas. “No se descarta trabajar con viviendas del interior del país”, aclaró.

“En primera instancia buscamos por Montevideo porque el mercado de arrendamiento está más desarrollado, sobre todo en barrios céntricos e intermedios”, sostuvo.

“La decisión de inversión dependerá del atractivo de las viviendas en cuanto al potencial para poder arrendarse y el precio en el que se pueda comprar”, añadió el ejecutivo.

Además, quedó establecido que hasta el 20% del fideicomiso podrá destinarse para la adquisición de viviendas no promovidas al amparo de la ley 18.975. Aún no se tiene claro qué proyectos se podría trabajar, pero “si hay buenas oportunidades” se las analizará, subrayó.

La emisión de certificados fue el 28 de julio a través de la Bolsa Electrónica de Valores (Bevsa). Quienes ingresaron al fideicomiso fueron República AFAP, Unión Capital e Integración AFAP.

El fideicomiso está planteado para que funcione por siete años, pero puede prolongarse por más tiempo en caso que así lo requiera la administración del portafolio de viviendas.

“Siete años es el período base. Se puede extender, está previsto en el contrato en función de si se entiende que es pertinente extender el período de inversión o ampliar el período de arrendamiento de las viviendas”, afirmó.

Se procurará ofrecer las viviendas en el mercado de arrendamiento y, luego, facilitar su adquisición a quienes la alquilaron. Esto se hará mediante acuerdos con bancos que conceder créditos hipotecarios más flexibles o con facilidades de repago que pueda otorgar el propio fideicomiso. “Pueden darse

Igualmente, se trabajará en la venta de las unidades de la misma manera que el resto del mercado si es necesario, puntualizó Mendive.

¿Por qué esta opción de alquiler para después vender? “Se identificó que había una oportunidad interesante de desarrollar un fideicomiso de inversión de estas características similares a los que se desarrollan en países como Estados Unidos. Ha habido un desarrollo muy interesante de la inversión privada en vivienda promovida con destino a arrendamiento. Parece pertinente para inversores institucionales, que tienen una mirada a mediano y largo plazo, ofrecer proyectos de estas características”, declaró Mendive.

Además, desde su perspectiva, “será atractivo para los desarrolladores que sea un fideicomiso con inversores institucionales”. Se hará una negociación “de tipo mayorista” para adquirir las unidades de los edificios desarrollados que permitirán entregar fondos mientras la obra está en ejecución.

“Es claro que el riesgo se reduce sustancialmente desde el punto de vista comercial para el desarrollador y, asimismo, le agrega valor al proyecto en tanto está avalado por un fideicomiso en el que participan las AFAP”, sostuvo Mendive.

Foto: www.reporteinmobiliario.com