Industria de la construcción preocupada por productividad y por gestión de proyectos

20171023

“Nos estamos preguntando cómo seguimos hacia adelante”, sostuvo el presidente de la Cámara de la Construcción del Uruguay, Ignacio Otegui, durante un panel de análisis de la actualidad de la industria que se desarrolló durante la Feria de la Construcción.

El ejecutivo y empresarios del sector abordaron la situación de esta rama de la economía en un foro que profundizó en la productividad de la industria.

Otegui reconoció que existe “preocupación por la productividad” y que ello se refleja en la cantidad de jornales que insume culminar una obra y el costo de la inversión.

A su entender, el problema comienza “desde que se hace un proyecto” ya que “puede haber un proyecto mal resuelto que genera problemas” al momento de ejecutar la obra. Además, cargó contra la “gestión de obra” a cargo de ingenieros y arquitectos.

“Sin dudas este no es un problema que se soluciona los unos contra los otros. Hay que salir todos juntos”, manifestó Otegui.

Las consideraciones de Otegui se produjeron después de la presentación de un estudio de productividad hecho por el Centro de Estudios Económicos de la Industria de la Construcción (CEEIC).

Al frente de la presentación estuvo el economista Alfonso Capurro, quien afirmó que cada metro cuadrado construido de vivienda requiere en la actualidad 20% más de jornales que a finales de la década del noventa.

El CEEIC analizó 116 obras de vivienda llevadas a cabo por distintas empresas en varios puntos del país. Se tomó en cuenta los registros internos de las compañías para calcular la cantidad de jornales que requirió la finalización de los proyectos y se comparó esos datos con construcciones de finales de la década de 1990.

El cociente obtenido para medir la productividad aparente en la construcción tuvo en cuenta el agregado bruto de la industria de la construcción y el personal ocupado.

El CEEIC concluye que existen problemas de productividad en esta rama de actividad. Capurro sostuvo que las empresas del ramo han invertido mucho dinero en la incorporación de maquinaria y tecnología, por lo que la dificultad no proviene por ese lado. “Se ha invertido en renovación. No parece haber una falta de inversión que justifique una caída de esa magnitud en la productividad”, afirmó.

Otros sectores que han invertido a la par han tenido mejores indicadores de productividad, como el transporte y las comunicaciones, añadió Capurro.

Además, el estudio arrojó que las nuevas tecnologías en la construcción debieran provocar una reducción de 12% en la cantidad de jornales por cada metro cuadrado edificado.

Por ende, Capurro afirmó que se debe investigar en qué etapas de los proyectos inmobiliarios se produce la pérdida de productividad, es decir si es durante el proceso de edificación, en la ejecución del diseño o si se requiere profesionalizar más la mano de obra e incorporar más tecnología para acelerar los tiempos de construcción.

“Las economías que más crecen son las que logran mayores índices de productividad. Es un imperativo para lograr tasas de crecimiento sostenibles”, señaló el economista. “En la construcción, la forma de producir es clave para determinar los costos finales. Y como es una industria que tiene mucho encadenamiento, la productividad es un dato relevante porque termina afectando a otros rubros”, añadió. 

Foto: Skycraperconstructores SAS