La Casa Uruguaya cobra vuelo: mejoran diseño, ofrecen testeo de prototipo e inician construcciones

20160926

Empezó como un proyecto para presentar en una competencia internacional. Atrás había docentes y estudiantes de la Facultad de Arquitectura de la Universidad ORT y de otras disciplinas. Ahora se convirtió en una empresa que tiene intenciones de crecer y divulgar los beneficios del modelo de vivienda que fabrica.

La Casa Uruguaya –una casa de tres dormitorios de madera totalmente equipada, con material térmico, luz eléctrica y con los beneficios de la domótica-  se llevó el primer premio en el Solar Decathlon Latinoamerica, en diciembre de 2015. Ahora, con una serie de adaptaciones al diseño original, pretende ganar terreno.

Según explicó a Propiedades uno de los responsables del proyecto, Eliseo Cabrera, 15 de los integrantes del equipo que diseñó y construyó la casa prototipo decidieron crear una empresa para fabricar y comercializar este tipo de inmueble.

Al llegar de Colombia, donde se disputó la competencia, registraron que había una demanda de la población uruguaya por conocer más de las características de la vivienda y hasta interesados en contar con una similar. Esta situación los motivó a organizarse y conformar una sociedad para iniciar la construcción de viviendas como las del prototipo, dijo Cabrera.

En la planta de la compañía, ubicada en Canelón Chico, se ofrece la posibilidad de visitar un modelo de un dormitorio. Pero no sólo se puede ver. Se puede pedir para testear esta vivienda de 60 metros cuadrados, es decir vivir en ella por uno o unos pocos días, explicó Cabrera. La idea es que los interesados puedan vivir la experiencia de habitar una casa de madera y observar sus comodidades.

Esta vivienda y las que ofrecen construir a los interesados tienen algunas variantes respecto al modelo original que fue trasladado a Colombia para el Solar Decathlon Latinoamerica. Mientras que el prototipo inicial contaba con uniones armables y desarmables en las maderas para facilitar su traslado, los nuevos diseños son con tornillado y un sistema de anclaje para evitar su desarmado.

Además, la cercha del techo tiene mayor robustez y se le colocó un techo metálico de chapa galvanizada. También se sustituyeron algunas partes de madera nacional por madera importada de mejor calidad, explicó Cabrera.

El costo del prototipo original rondó los 75.000 dólares. En la competencia se exigía que la construcción de 120 unidades tuviera un presupuesto máximo de seis millones de dólares, lo que se logró demostrar al precisar que la construcción en serie de la casa haría reducir los costos de producción a unos 50.000 dólares por unidad.  

Prontos para producir

El emprendimiento está listo para iniciar la producción masiva de las casas. Al modelo original de La Casa Uruguaya, de 80 metros cuadrados, se le añadió un área de 60 centímetros cuadrados en los dormitorios para ampliar su dimensión. Es más atractiva pero igual de equipada que el modelo original.

 Cabrera sostuvo que esta casa de tres dormitorios puede ser comercializada a 88.000 dólares más impuestos. Se trata, dijo, de un valor similar al del mercado inmobiliario, pero con una serie de beneficios y equipamiento que no cuenta un inmueble nuevo.

Entre ellos, nombró al sistema solar fotovoltaico, el sistema solar térmico, las aberturas de PVC con doble vidriado térmico, el equipamiento de baño y los muebles de la cocina. Además, ponderó el sistema de domótica que hace que la casa cuente con partes móviles para permitir la ventilación entre el techo principal y el sobre techo a fin de eliminar el exceso de calor y, además, facilite su cierre automático para evitar el ingreso de lluvia.

El interés en adquirir este tipo de viviendas es notorio, dijo. Se vendió una casa a una persona que tramita en Punta Colorada (Maldonado) el permiso de construcción. Asimismo, hay interesados en contar con una en Paysandú y otras zonas del país. “No habíamos formado todavía la empresa y ya teníamos gente pidiéndonos cotizaciones para hacer la casa”, sostuvo.

El prototipo inicial fue instalado ahora en un predio adjunto a Espacio Ciencia, en el LATU. Estará allí por tres años, explicó Cabrera. La idea es que los liceales y escolares que recorrer el lugar puedan visitar la casa, conocerla por dentro e interiorizarse de los beneficios de una vivienda construida bajo los conceptos de sustentabilidad y eficiencia energética.

“Una empresa tiene el desafío de la Responsabilidad Social Empresarial, y nosotros tenemos una fuerte responsabilidad en eso más que nada por dónde venimos, del área educativa”, indico Cabrera.

Originalmente, La Casa Uruguaya iba a utilizarse como oficina de la empresa, pero después de tomar contacto con la posibilidad de exhibirla en el LATU, los planes cambiaron. “Espacio Ciencia recibe de lunes a viernes una cantidad importante de chicos de escuelas y liceos. Una de las mejores maneras de apostar a esto es con una visión de futuro. Si recibís la visita de un liceal de Quinto Científico o Sexto Arquitectura y ve estas cosas en una casa, en 10 años lo tenés ejerciendo. Ahí vamos a tener una chance más de que estas cosas lleguen para quedarse. Por eso hicimos una fuerte apuesta de poner la casa en el LATU”, explicó Cabrera.

Fotos: La Casa Uruguaya