Proponen extender métodos alternativos de saneamiento en zonas urbanas

20160912

La Facultad de Ingeniería y la Fundación Julio Ricaldoni pusieron sobre la mesa la necesidad de ampliar la red de saneamiento en las zonas urbanas mediante el uso de métodos alternativos al alcantarillado.

La propuesta fue hecha en la sexta edición de la Semana de las Normas Verdes y el segundo encuentro de Ciudades Inteligentes para la Inclusión por parte de la ingeniera Julieta López, directora ejecutiva de la Fundación Ricaldoni y responsable de los cursos de grado "Ejercicios de Ingeniería Sanitaria" y "Tratamiento de Efluentes" de la Facultad de Ingeniería.

La especialista indicó que Uruguay tiene una cobertura de saneamiento del 97,5% si se toma en cuenta el uso del alcantarillado (conectado a la red de OSE y de la Intendencia de Montevideo), y la instalación de pozos negros y fosas sépticas.

Del total, el 62,6% de quienes usufructúan algún sistema de saneamiento cuentan con conexión a la red de alcantarillado. El resto de la población cuenta con sistemas alternativos, como los pozos negros y las fosas sépticas.

Uruguay se encuentra lejos de Chile, que tiene un 90% de su población con cobertura de saneamiento mediante alcantarillado, pero mejor que Paraguay, que tan sólo llega a cubrir el 9%.

López recordó que el gobierno, en línea con las directivas emanadas de ONU, se propone llegar al año 2030 con el 100% de cobertura “universal y sostenible”, lo que, desde su perspectiva, sólo se podrá lograr mediante métodos alternativos al alcantarillado. 

“Hoy en día, si queremos pensar en la universalización del servicio, tenemos que pensar en todas las alternativas técnicas. Los sistemas colectivos y dinámicos, es decir el sistema de alcantarillado, tienen sus desafíos y pasa por lograr que la población se conecte”, afirmó.

“Pero los sistemas estáticos o individuales son soluciones a considerar. Inclusive, dentro de los sistemas dinámicos hay alternativas, como los sistemas de efluentes decantados o las redes condominiales, que en lugar de ir por la vía pública van por dentro de los padrones”, añadió.

20160912

La especialista bregó por el análisis de la conveniencia de estas soluciones cuando el Poder Ejecutivo diseñe el anunciado Plan Nacional de Aguas y Saneamiento. “Desde la Universidad de la República estamos para apoyar y tenemos un rol para jugar: aportar a abrir esas visiones de opciones varias para poder decir que tenemos una ciudad inteligente y sostenible por tener un sistema de saneamiento adecuado”.

Disposición final

En 2010, cuando se aprobó el decreto que reglamenta la Política de Aguas, se establecieron cuáles son las instalaciones con saneamiento permitido. En la norma se indica que para que la solución sea “adecuada”, las aguas residuales deben pasar por una planta de tratamiento previo a la disposición final.

López aseguró que en muchos centros urbanos que cuentan con sistema de alcantarillado no existe una planta de tratamiento de las excretas antes de la disposición final del material. Por ende, esos poblados “no se pueden considerar saneados”.

Asimismo, subrayó que muchas personas tienen un depósito fijo impermeable (pozo negro), pero que no realizan un vaciamiento periódico de lo que se acumula en él, por lo que el sistema de saneamiento no trabaja adecuadamente. Es más, “el objetivo de alejar las excretas de los usuarios no se logra” porque, por lo general, quienes no vacían sus pozos negros cuentan con tuberías para depositar los lodos en la calzada, dijo.

Fotos: jereztelevision.com y municipalidaddecampamento.hn