Alquileres completan un semestre de bajas en pesos constantes

20160823

Alquileres Vigentes en pesos constantes, acumulan 6 meses de bajas en el Interior y 7 en Montevideo, en lo que ya parece ser un cambio de tendencia, respecto de lo acontecido por más de una década en Uruguay.

La tardía entrega de unidades promovidas por la Ley 18.795 y un notorio repunte en la participación de inversores en nuestro mercado de arrendamientos, están incrementando notoriamente la oferta de viviendas en alquiler, lo que es música en los oídos para los inquilinos del país y una noticia no deseada para inversores y promotores.

Hasta el año pasado y desde el inicio de la década el tamaño del mercado de alquileres venía creciendo, sobre todo en el Interior, a una tasa interesante, muy superior al incremento de todas las otras variables (stock de viviendas, cantidad de hogares y de personas). Pero en el último año esa muy buena tasa de crecimiento del Interior, se multiplicó por cuatro, en lo que parece una avalancha de nuevas viviendas en el mercado de alquileres.

20160823

Este notable incremento en la oferta, parece pasar por primera vez al incremento de la demanda, que se ha mantenido muy sostenida, con años en los que el 90% de los nuevos hogares terminan solucionando su acceso a la vivienda a través del mercado de arrendamiento.

La tasa anual de crecimiento de viviendas arrendadas está por encima del 10% en Montevideo y por sobre el 15% en el Interior, en el último año móvil. Es un cambio que nunca había acontecido, desde que en 1985 comenzamos a controlar la marcha del mercado de arrendamientos en Uruguay.

Hubo sí cambios dramáticos, a partir de 1986, pero esos, a diferencia del actual, fueron negativas, en la medida que decenas de miles de viviendas se iban retirando del mercado de arrendamientos, como consecuencia de la última ley de regulación del mercado, votada a fines de 1985.

La baja de precios en lo que va del año ha sido de 0,5% en el Interior y de 1% en Montevideo, medida en pesos constantes.

Foto: Revista Propiedades