Montevideo se rediseña y reconfigura sus centralidades de la mano de nuevas viviendas y comercios

“Lo único constante son los cambios”, sostiene la frase adjudicada a Heráclito. Y esto es una realidad para Montevideo, que procesa un rediseño de sus centralidades.

De la mano de las viviendas de interés social se está repoblando la zona del Centro y sus adyacencias, y el proceso será mayor cuando finalicen algunas obras y comiencen nuevas al amparo de los nuevos topes a los precios que establecerá el Poder Ejecutivo.

Quien camina por el eje de la calle Constituyente, las proximidades de la Intendencia de Montevideo y las cercanías a la avenida 18 de Julio puede ver la transformación.

Dentro de Montevideo, los barrios Cordón, Palermo y Centro son de los que más proyectos VIS han recibido: 55, 20 y 10, respectivamente, según cifras de la Agencia Nacional de Viviendas (ANV) al cierre de octubre.

Son varios los proyectos que están en ejecución, y la expectativa es que se reciban más iniciativas. La intención de las autoridades nacionales y departamentales es repoblar las zonas centrales de la ciudad y evitar la expansión urbana hacia los lugares más alejados de la urbe. Satisfacer las demandas de servicios en esos puntos ha sido complicado y costoso para las empresas estatales y las compañías de transporte de pasajeros, entre otros.

Según cifras que maneja el Municipio B, que contiene a estos tres barrios, cerca del 11% de la población capitalina vive en su jurisdicción. La mayoría en Cordón, Palermo y Centro, y sus zonas de influencia.

El Municipio B elaboró un plan quinquenal de gestión que contempla el esfuerzo por repoblar este eje capitalino. Menciona la necesidad de “apoyar y acompañar desde lo territorial proyectos de uso habitacional” y, además, “identificar, analizar e intervenir en los procesos demográficos y habitacionales del territorio, profundizando el trabajo de articulación desarrollado con el gobierno departamental y nacional en la temática de fincas abandonadas”.

Atendiendo que aumentará la cantidad de personas que vivirán en esta zona, el Municipio B también se propone “perfeccionar el plan de mantenimiento y acondicionamiento de los espacios públicos, incorporando nueva infraestructura que contribuya a la limpieza de los mismos”.

Por supuesto, el arribo de habitantes permanentes tiene su repercusión en la actividad comercial. El presidente del Grupo Centro, que nuclea a gran parte de los locales de esa zona, Nelson Gagliardi, dijo a Propiedades que “hay un gran futuro” en el barrio gracias a la redensificación del lugar.

“Se puede vaticinar un impacto muy positivo en el comercio. Hace muchos años que no se invertía en inmuebles de esta manera”, afirmó el empresario, quien estima que en 18 meses crecerá aún más el movimiento comercial gracias a la finalización de obras ahora en ejecución bajo el régimen VIS.

Carrasco, Punta Carretas y Buceo, nuevos ejes corporativos

Por otra parte, Carrasco, Punta Carretas y Buceo se reinventan al recibir cada vez más oficinas y edificios que empresas encomendaron construir para albergar sus despachos. Los proyectos corporativos edificados de cero son varios, así como las remodelaciones de antiguas casas para mudar las oficinas desde espacios más céntricos.

En el Buceo es claro el impacto de las torres del World Trade Center. Han modernizado la zona y motivaron un mayor dinamismo en ese punto costero, donde restaurantes, bares, pubs, comercios diversos y casas bancarias optaron por trabajar allí a la luz del incremento en el tránsito de personas.

Las cuatro torres de WTC tienen unos 75.000 metros cuadrados, pero si se incluye el edificio Free Zone (zona franca) ese espacio se eleva hasta 93.000 metros cuadrados.

Asimismo, Pocitos continúa siendo foco de inversiones inmobiliarias. La calle 26 de Marzo, una de las más transitadas, cuenta actualmente con varias obras de edificios de vivienda en ejecución y con el anuncio de próximas obras en antiguas casas que serán demolidas a la brevedad.

Punta Carretas es otro barrio que ha ido mutando en su diseño. Nuevos proyectos de oficinas le han dado un nuevo look, y se espera un cambio importante de la mano de un proyecto inmobiliario de grandes dimensiones a metros del shopping.

Se trata del Hotel Aloft, de la cadena Starwood –propietaria del Sheraton Montevideo- y el Punta Carretas Tower, que tendrá en su interior oficinas para alquiler, locales comerciales y servicios gastronómicos varios.

Punta Carretas Tower constará de una torre de 14 pisos y tres subsuelos de categoría A+. El proyecto finalizará a mediados de 2017 tras una inversión que superará los 10 millones de dólares. Detrás de este emprendimiento se encuentra la sociedad propietaria del shopping, que resolvió concretar esta inversión al detectar que aumentó la demanda de oficinas en la zona.

Paulatinamente, este barrio con un perfil claramente residencial ha dado paso a edificios de oficinas, hoteles boutique y locales de oficinas públicas. El incremento de la actividad trajo consigo que hubiera más automóviles en la zona, lo que provoca dificultades en la circulación. Para solucionar este inconveniente, la Intendencia de Montevideo prevé realizar un llamado a interesados para construir un estacionamiento subterráneo en el parque Villa Biarritz, algo impensado hace unas décadas.

Buceo, Pocitos y Punta Carretas pertenecen al Municipio CH, que alberga al 12% de la población capitalina. En su plan quinquenal de gestión se hace hincapié en la necesidad de “promover y apoyar proyectos privados de interés público que contribuyan con el desarrollo económico local”, así como “identificar, promover y potenciar otras iniciativas de desarrollo en distintas zonas del Municipio: Punta Carretas, Buceo Soho”.

Por otra parte, la Intendencia de Montevideo elaboró el Programa Parque Urbano Punta Brava, en diálogo con los vecinos del barrio Punta Carretas.

Busca “reactivar y optimizar el uso deportivo, cultural y de esparcimiento de un área con importante valor paisajístico y ubicación estratégica en la rambla montevideana”, según se describe.

A varios kilómetros pero también sobre la costa del Río de la Plata se encuentra otro barrio que ha recibido un lavado de cara: Carrasco. Si bien conserva su identidad residencial, algunos tramos exhiben que es un punto elegido por varias compañías para instalar sus complejos y oficinas corporativas.

Mientras las empresas multinacionales prefieren alquilar casas antiguas remodeladas o nuevas edificaciones, las nacionales cada vez se vuelcan más hacia la compra. Esto es visto como una muestra de la prosperidad de la empresa y también como una estrategia para fortalecer su imagen.

Esta tendencia fue acompañada por la construcción de complejos destinados a recibir oficinas: el Green Offices Carrasco y el Art Carrasco Business. El diferencial del barrio para los emprendimientos corporativos radica en la tranquilidad y la cercanía con zonas verdes de la ciudad.

En el plan quinquenal de gestión del Municipio E se contempla la dinamización del enclave. En ese sentido, se afirma que se buscará “implementar espacios para generación de emprendimientos” e “identificar y desarrollar las diferentes centralidades del Municipio para promover la instalación de emprendimientos comerciales y de servicios”.

Tren y zona portuaria

Es sabida la importancia que tiene para la economía del país la instalación de una tercera planta de celulosa, esta vez en el departamento de Tacuarembó. La idea es traer la producción en tren hasta una zona próxima al puerto de Montevideo y allí embarcarla para su exportación.

Las autoridades del Ministerio de Transporte y Obras Públicas y la Administración Nacional de Puertos prevén que la zona portuaria capitalina vea incrementada su actividad, y ello se traducirá, según se aventura, en una renovación de su imagen. Más comercios y remodelación de antiguas construcciones serán una realidad para el lugar, indicaron.  

Foto: panoramio.com, Google maps, Centro de Fotografia de Montevideo, masinfinito.com.uy.