Baja productividad: 20% más jornales por metro cuadrado construido que a finales de la década del '90

20161121

Un estudio llevado a cabo por el Centro de Estudios Económicos de la Industria de la Construcción (CEEIC) arrojó que cada metro cuadrado construido de vivienda requiere en la actualidad 20% más de jornales que a finales de la década del noventa.

Se trata de una de las conclusiones que se presentarán en unas semanas y que fue adelantada por el economista Gabriel Oddone, presidente de la entidad.

Según detalló a Propiedades, el CEEIC analizó 116 obras de vivienda llevadas a cabo por distintas empresas en varios puntos del país. Se tomó en cuenta los registros internos de las compañías para calcular la cantidad de jornales que requirió la finalización de los proyectos y se comparó esos datos con construcciones de finales de la década de 1990.

Oddone explicó que el cociente obtenido para medir la productividad aparente en la construcción tuvo en cuenta el agregado bruto de la industria de la construcción y el personal ocupado.

A modo de adelanto, el CEEIC concluye que existen problemas de productividad en esta rama de actividad, en consonancia con las estimaciones de la Cámara de la Construcción del Uruguay.

Oddone indicó que las empresas del ramo han invertido mucho dinero en la incorporación de maquinaria y tecnología, por lo que la dificultad no proviene por ese lado. Otros sectores que han invertido a la par han tenido mejores indicadores de productividad, como el transporte y las comunicaciones, dijo.

20161121

Desde su perspectiva, se debe trabajar para mejorar la capacitación de la mano de obra y los procesos de trabajo en la industria ya que ahí radican los problemas.

Cuando años atrás se registró un “boom inmobiliario”, la mano de obra contratada trepó de 40.000 a más de 70.000. Muchas personas con poca capacitación se volcaron a esta industria, lo que se evidencia hasta el presente.

“Se incorporó a mucha gente que no había trabajado en el rubro, que no estaba tan calificada y que se fue calificando, por lo que se puede tomar a este período como un proceso de aprendizaje”, señaló Oddone.

A su vez, hizo hincapié en la necesidad de rediseñar los procesos de trabajo para acelerar la capacidad de las empresas de erigir casas, edificios y todo tipo de estructuras. “La organización de los procesos es importante en momentos de alta incorporación de tecnología e innovación”, aseguró.

 
Ec. Gabriel Oddone - Presidente del CEEIC

Ec. Gabriel Oddone - Presidente del CEEIC

 

Por su parte, el presidente de la Cámara de la Construcción del Uruguay, José Ignacio Otegui, dijo a Propiedades que el sector atraviesa una “situación compleja” debido a la necesidad de contar “con más horas hombre a pesar de la inversión hecha en tecnología, equipamiento y maquinaria”.

Reconoció los problemas de competitividad que sufre la industria, pero subrayó que “el país entero atraviesa esa situación”. “Hay sectores que lo han manejado con más facilidad y otros no. La construcción tiene un elevado componente de mano de obra en el producto”, afirmó.

Encadenamiento

Otro estudio del CEEIC señala la relevancia de la industria de la construcción como factor de dinamismo de otras actividades, especialmente aquellas que funcionan como proveedoras de insumos.

Según la entidad, una unidad monetaria invertida en la construcción genera un aumento en la producción de 4,4 unidades monetarias en los sectores proveedores, por lo que se constituye como un “tirón muy importante” para las empresas de esos rubros.

“Por eso la industria de la construcción es importante en momentos donde la economía se encuentra en un momento bajo. El dinamismo genera efectos positivos en otros sectores”, aseguró.

 

Fotos: arq.com.mx, arqhys.com y CPA Ferrere