Auguran fuerte repunte de la inversión inmobiliaria por nuevo régimen de topes en VIS

20161031

La decisión del gobierno de modificar el régimen de topes de precios para las viviendas de interés social (VIS) despertó un fuerte entusiasmo en el sector de la construcción, que augura una reactivación de la inversión inmobiliaria, especialmente en el interior del país.

El pesimismo sobre el resultado de la herramienta dio paso a un nuevo estado de ánimo. Se prevé la presentación de cientos, y hasta miles, de proyectos de viviendas promovidas (nuevo nombre que recibirán las VIS) en los próximos meses, a la luz de que algunas iniciativas habían sido postergadas ante la eventualidad de que el Poder Ejecutivo atendiera la demanda de los promotores, asesores privados de la construcción y las empresas del ramo.

Según un relevamiento hecho por Propiedades en base a cifras de la Agencia Nacional de Vivienda (ANV), al 31 de octubre se amparó en el régimen VIS unos 453 proyectos inmobiliarios, de los cuales 247 se encuentran en Montevideo. Además, hay 27 a estudio y otros 59 fueron observados. Teniendo en cuenta las iniciativas ya aprobadas y las que se encuentran bajo análisis de la ANV, se ha promovido la construcción bajo este sistema de 14.432 soluciones habitacionales.

En la capital, los barrios con más construcciones hechas bajo este régimen son Cordón (55 proyectos) y Palermo (20 proyectos). En tanto, en el interior del país los departamentos de Maldonado y Canelones son los que más han recibido inversiones: 39 y 30, respectivamente.

Nuevas reglas, otro tablero

El gobierno comunicó que aprobará un decreto con cambios a la normativa de topes en los precios de comercialización de las viviendas promovidas dentro de la ley 18.795, que brinda exoneraciones fiscales a los promotores y constructores.

Actualmente, el 25% de las viviendas construidas en Montevideo al amparo de la norma tienen un tope en su precio. En el interior se topea el 100%. Con las nuevas reglas, vigentes desde el 1 de enero de 2017, quedará topeado el valor del 10% de las viviendas que en Montevideo se construyan bajo esta legislación y el 20% de las que se edifiquen en el interior.

Asimismo, los responsables de los proyectos que se encuentran en ejecución podrán solicitar el amparo a las nuevas disposiciones, según lo entiendan conveniente.

Por otra parte, el decreto establecerá que las viviendas que cuenten con tope en su precio deberán ofrecerse al Ministerio de Vivienda para que la cartera las ofrezca a su cartera de clientes a precios subvencionados. En caso de no poder comercializarlas durante un lapso aún no definido, el promotor se volverá a hacer de ellas para poder venderlas, pero esta vez sin un tope en el valor al público. 

En su sitio web, el Ministerio de Vivienda señala que "las modificaciones resueltas procuran contemplar algunos reclamos del sector privado a la vez que incluir con nuestras políticas a los sectores bajos, medios bajos y medios que han presentado dificultades en el acceso a una vivienda adecuada, mediante la aplicación de una potente herramienta como lo es el subsidio a la cuota conjugado con el crédito hipotecario".

Con el nuevo tablero, el panorama cambiará de tal manera que se aguarda un “mini boom inmobiliario” en algunos departamentos, como Colonia, donde la actividad turística genera demanda por plazas locativas, pero también en otros puntos como Salto, Paysandú y Rivera, explicó el director de la revista Propiedades, Julio Villamide.

Desde su perspectiva, es una “muy buena noticia” el nuevo sistema de topes que se traducirá en un decreto porque en algunas zonas era inviable la edificación de casas y apartamentos al amparo del sistema VIS por el costo de la construcción.

Es importante que el gobierno tenga “marcha atrás” cuando constata que se cumplieron las proyecciones de retracción de las inversiones a raíz de la normativa vigente, dijo.

A su vez, Villamide recordó que tiempo atrás se advirtió al Poder Ejecutivo acerca de la necesidad de bajar los topes. Hoy en día, ante la necesidad de estimular la inversión privada y generar empleo, las modificaciones anunciadas son un aliciente y un motivo para celebrar.

En su opinión, quedó demostrado que los privados tienen en el Ministerio de Economía y Finanzas “un aliado” para volver a inyectar confianza al mercado inmobiliario, algo que no se pudo constatar previamente en los encuentros mantenidos con autoridades del Ministerio de Vivienda y la ANV. “La pelota queda ahora en la cancha de los privados”, sentenció Villamide, quien espera la presentación de muchos proyectos para construir casas y apartamentos en Montevideo, pero especialmente en otros departamentos con elevada demanda habitacional.

Esa posición es compartida por el presidente de la Asociación de Promotores Privados de la Construcción del Uruguay, Eduardo Steffen. En una compulsa hecha semanas atrás entre los socios de la gremial se constató que había interés de presentar proyectos para construir unas 4.000 viviendas en el interior del país en caso que fueran eliminados los topes para todas las VIS.

Si bien ese objetivo no se logró, se alcanzó la “muy buena noticia” de haber cambiado la normativa, sostuvo en diálogo con Propiedades. Auguró, entonces, que la mayoría de esas iniciativas se materialicen en el mediano y largo plazo.

A su vez, expresó su beneplácito ante la posibilidad de que se eliminen los topes de los precios de las unidades que el Ministerio de Vivienda no logre comercializar. “Va a ser muy elevada la cantidad de viviendas que se van a hacer”, celebró.

Foto: www.marcelopedra.com.ar