Nuevo sistema de habilitación de Bomberos

20161017

Desde que el 13 de julio se aplican las nuevas disposiciones sobre la habilitación a locales comerciales, edificios e industrias, la Dirección Nacional de Bomberos recibió hasta la fecha unas 4.500 solicitudes de autorización de funcionamiento en Montevideo y Canelones, los departamentos más poblados del país y con mayores edificaciones.

Algunos de estos trámites son totalmente nuevos por tratarse de obras y emprendimientos recientes, pero otros consisten en el inicio de procedimientos bajo el decreto emitido en julio que ya se estaban procesando amparados en la normativa anterior de habilitaciones.

En el sistema anterior, la habilitación se otorgaba después de realizadas las inspecciones por parte del personal de Bomberos posteriormente a la presentación de la documentación en la que se certificaba que la edificación contaba con las medidas requeridas de prevención y combate de incendios.

Ahora, el sistema cambió. El técnico responsable del proyecto presenta una declaración en la que acredita que las medidas preventivas y las exigencias de Bomberos son cumplidas. La habilitación de funcionamiento se entrega de forma inmediata a la presentación de esa documentación. Pero después una inspección de Bomberos puede revocar la habilitación si encuentra que no todas las normas fueron contempladas y que, por ende, la realidad no se condice con la información presentada.

Entre las principales modificaciones se encuentra la extensión del plazo de habilitación, que pasa de cuatro a ocho años de vigencia. Pero la clave de la modificación radica en las medidas de prevención y combate de incendios a adoptar de acuerdo a la extensión de la edificación y su altura.

Previamente, se clasificaba a las edificaciones y terrenos según si superaban o no los 400 metros cuadrados de superficie. Ahora, se estableció la clasificación según si superan o no los 750 metros cuadrados.

Los que no superan esa franja requieren medidas mínimas de seguridad, como extintores y puertas de emergencia. Los proyectos superiores a 750 metros cuadrados necesitan más obras y dispositivos preventivos y, además, otras medidas de evacuación.

El jefe interino del Departamento Técnico de la Dirección Nacional de Bomberos, Víctor Mello, explicó a Propiedades que al momento de la emisión del decreto se estaban tramitando unos 30.000 permisos ante la repartición.

De los 30.000 expedientes en curso, una parte quedó automáticamente aprobada: los que únicamente necesitaban de la firma final de Bomberos para concluir el trámite.

En tanto, miles de expedientes quedaron cancelados porque habían iniciado el proceso pero aún no habían comenzado los pagos de las inspecciones de Bomberos. En esos casos, se les solicitó a los responsables que comenzaran las actuaciones pero al amparo del nuevo decreto.

Otra cantidad, unos 10.000 expedientes, pudieron ponderar en un plazo de dos meses si les era conveniente que las actuaciones fueran finalizadas bajo la normativa anterior o si reiniciaban el proceso bajo las nuevas prerrogativas.

Fue el caso de aquellos expedientes ya iniciados que contaban con algunos pagos ya hechos ante Bomberos por el costo de la habilitación. El técnico responsable de la solicitud de habilitación debía ser mandatado por el responsable del lugar si se acogía o no al nuevo decreto. En caso de ampararse en la norma más reciente, los pagos ya realizados ante Bomberos se perdían.

¿Qué ocurrió? El 70% de los trámites continuó bajo las disposiciones anteriores a instancias de los técnicos en la materia, obviamente mandatados por los responsables de las obras. ¿Por qué? Por no querer perder los pagos ya realizados ante Bomberos y porque los costos de las medidas de prevención de incendios a adoptar no significaban una erogación importante respecto a las disposiciones de la nueva norma.

Mello sostuvo que les era conveniente reiniciar el proceso a los técnicos responsables de las obras superiores a los 400 metros cuadrados pero menores a los 750. Si bien perdían los pagos ya realizados ante Bomberos, se ahorraban el costo de equipar la edificación con el sistema de detección de incendio y con la red de incendio ya que la nueva norma no los solicita para esos casos. Asimismo, bajo las nuevas disposiciones es menor el costo en el que se incurre por capacitar en la prevención y combate de incendios al personal que trabaja en los establecimientos.

Pero a esto se les suma otro elemento. Según Mello, muchos técnicos aconsejaron a los responsables de las edificaciones mantenerse en el anterior trámite para contar con la inspección física de Bomberos antes de la emisión de la habilitación porque, en caso de haber algún elemento incorrecto después de obtenida la certificación, la responsabilidad de los errores sería compartida entre los técnicos y Bomberos, y no sería resorte sólo del inspector.

Inspección

Según informó Mello, de los 4.500 expedientes iniciados en Montevideo y Canelones bajo las disposiciones del decreto emitido este año, ya se otorgaron las mayorías de las habilitaciones, pero aún no se instrumentaron las inspecciones posteriores para detectar si lo declarado en la solicitud se condice con la realidad.

Únicamente se han hecho esas inspecciones en instalaciones que requieren un montaje y desmontaje, catalogadas como proyectos de ocupación temporal, como la carpa que se instala para un evento particular. También en el caso de proyectos de ocupación temporal en una edificación permanente, como la habilitación que se le otorga a un centro educativo que funciona como tal pero que quiere celebrar un baile o fiesta en su interior.

Mello sostuvo que algunas otras instalaciones han sido inspeccionadas, pero que no es el caso de construcciones hechas con fines de vivienda permanente o comercio.

Las inspecciones de Bomberos pueden realizarse antes de la finalización del trámite en caso de la recepción de denuncias por supuestas irregularidades en las condiciones de seguridad del lugar.

Consultas

¿Cuáles son las inquietudes que manifestaron a Bomberos los interesados en obtener las habilitaciones? Según Mello, el cúmulo mayor respondió a los instructivos técnicos a seguir para la implementación de las medidas de prevención y combate de incendios.

También se recibieron muchas consultas sobre los cursos que deben recibir aquellas personas que trabajan en las estructuras que se solicita habilitar, ya que existen varios tipos de cursos con sus correspondientes costos- según el tipo de construcción.

Para las grandes edificaciones e industrias se debe capacitar al personal en rescate y evacuación, entre otros elementos, pero no así en el caso de estructuras más pequeñas.

Fotos: www.safetyworkla.com y www.educampo.com.uy