Coyuntura económica argentina y devaluación de su moneda ponen en alerta al mercado inmobiliario

20180910

La coyuntura económica argentina y la devaluación apresurada de su moneda en los últimos días pusieron en alerta al sector inmobiliario local, donde las lecturas hechas tienen diferentes perspectivas, pero donde se coincide que, como suele ocurrir, las disrupciones de la vecina orilla tendrán su impacto en la plaza local.

De acuerdo a un relevamiento hecho por revista Propiedades, se prevé un impacto, aunque no hay coincidencias sobre la magnitud del mismo.

Daniel Porcaro, titular de Porcaro Consultores y coordinador académico del Diploma de Especialización en Negocios Inmobiliarios de la Universidad ORT, dijo que “hasta que el valor del dólar no logre anclarse en Argentina surgirán dudas sobre el camino que recorrerá en Uruguay”.

“Con dudas sobre el valor del dólar, el principal impacto en el negocio inmobiliario es que no hay precio para las transacciones, nadie compra, vende ni se endeuda si no tiene claro el valor de su moneda”, indicó.

“Una vez que logre acomodarse en un nuevo valor de intercambio habrá que ver si el plan económico argentino es sustentable luego del nuevo contexto y a partir de ahí sacar conclusiones. Es muy probable que de aquí a un año veamos un mercado inmobiliario más propicio para especuladores que para consumidores finales”, añadió.

Desde su punto de vista, “el inversor argentino genuino y sano de los últimos tiempos fue que el que tuvo importantes excedentes de dinero provenientes de la actividad agropecuaria o del comercio”.  Con la crisis actual, “esos inversores ya no tienen el disponible de antes y si los tienen guardados son muy cuidadosos al momento de invertir” por lo que “aumentarán las exigencias para hacer inversiones”. En los tiempos por venir, “tendrán importantes oportunidades de inversión en la propia Argentina si es que se produce en los próximos seis meses una reversión de las condiciones productivas”.

En tanto, desde la firma Vitrium Capital, empresa argentina dedicada al desarrollo de proyectos inmobiliarios que opera en suelo uruguayo desde 2015, se informó que se aguarda que el mercado uruguayo no pierda atractivo para los inversores de su país.

Ricardo Mataloni, director de ventas de la compañía, dijo que “es lógico que se planteen este tipo de consultas debido a la proximidad y vínculos de nuestros países”, pero entiende que lo ocurrido en Argentina “no debería producir ningún impacto debido a los índices de la economía uruguaya que son muy diferentes”.

“Es el mensaje que trato de transmitir a colegas uruguayos cada vez que me consultan al respecto. Tenemos economías independientes y con indicadores muy distintos por lo que no deberían producirse movimientos por lo que sucede en Argentina”, manifestó.

“El inversor argentino sabe que los precios de las propiedades es muy difícil que bajen debido a estos cimbronazos económicos y no modifica su postura de inversión al respecto. Si por algún motivo decide esperar antes de tomar una decisión, lo hace tanto en Argentina como en Uruguay o cualquier otro país del mundo”, añadió.

Estímulos desde Uruguay

¿Cómo se debería responder desde Uruguay ante la coyuntura de la vecina nación? Para Porcaro, lo importante es “conservar y defender” al consumidor final uruguayo.

Para eso, sostuvo, “se debe apuntalar el crédito hipotecario, mejorar condiciones, extender plazos para que aquellos que están endeudados puedan seguir solventando su préstamo”.

Asimismo, subrayó que “el mercado de alquileres deberá más pronto que tarde ajustarse a la nueva realidad que surja del nuevo contexto del valor del peso frente al dólar”. “Dólar barato con tasas de interés bajas es un contexto que nos acompañó durante diez años y que estamos dejando atrás”, advirtió.

Por su parte, Mataloni pidió “bajar mensajes de tranquilidad al mercado, una vez más, haciendo hincapié en que lo que sucede en un país no tiene por qué repercutir en Uruguay”.

Desde su perspectiva, se debe “seguir generando la confianza entre sus propios habitantes” a través de la aprobación de proyectos concebidos al amparo de herramientas como la ley de vivienda promovida.

Foto: montevideo.gub.uy