Real estate en alerta por situación económica argentina; prevén impacto en inversiones y turismo

20180521

Se encendió la luz amarilla en el real estate uruguayo a raíz de la coyuntura económica argentina, marcada por una fuerte escalada del dólar, un incremento de la tasa de interés del Banco Central de la República Argentina y las negociaciones iniciadas por el presidente Mauricio Macri ante el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Algunos operadores consultados por revista Propiedades concuerdan que habrá algún tipo de impacto en el negocio inmobiliario, así como en la industria del turismo.

El presidente de la Cámara Inmobiliaria Uruguaya, Wilder Ananikian, sostuvo que la gremial se encuentra atenta a los cambios en el mercado por la situación del vecino país y, también, por la variación del tipo de cambio en Uruguay.

Desde su perspectiva, se han caído algunas operaciones en Unidades Indexadas a partir de préstamos de la banca pública y privada.

Si bien no aventuró un panorama a largo plazo, señaló que en el corto y mediano plazo puede haber un enfriamiento de las compraventas producto del incremento el valor del billete norteamericano.

Desde la firma Vitrium Capital, empresa argentina dedicada al desarrollo de proyectos inmobiliarios que opera en suelo uruguayo desde 2015, se informó que es probable la caída de operaciones.

Ricardo Mataloni, director de ventas de la compañía, dijo a Propiedades que “los temas económicos que suceden en Argentina tienen repercusión directa en el mercado del real estate de Uruguay”. Y explicó: “Tengo mucha relación con brokers inmobiliarios locales quienes estos días estuvieron comunicándose conmigo consultándome por este tema. La impresión es que hasta que la situación económica y el comportamiento del dólar no se estabilicen, puede repercutir en que el mercado uruguayo se tranquilice hasta tener señales claras de vuelta desde nuestro país”.

“Cuando hay complicaciones financieras en nuestro país, las ventas de propiedades en Uruguay suelen pararse un poco hasta tanto se estabilice la situación argentina”, añadió.

Mataloni dijo que “hay mucha confianza” en el gobierno de Macri, pero recordó que cada vez que Argentina experimentó “turbulencias cambiarias”, “el fly to quality del inversor argentino es una opción de refugio, principalmente en países como los Estados Unidos”.

“También hay un importante sector de la economía que utiliza las herramientas financieras que ofrece nuestro Banco Central como variables de ajuste, a través de las Letras del Banco Central (LEBACS), aprovechando las muy buenas tasas que actualmente está pagando, promediando el 40% anual en pesos”, manifestó.

El ejecutivo de Vitrium Capital destacó el atractivo de Uruguay como destino de las inversiones inmobiliarias argentinas, como los beneficios impositivos que ofrece la Ley de Vivienda Promovida, la “demanda insatisfecha de vivienda y la estabilidad económica”. No obstante, señala como punto negativo “las políticas restrictivas que tienen algunos bancos” al otorgar créditos a los promotores inmobiliarios.

Por su parte, el economista Pablo Moya, de la consultora uruguaya Oikos afirmó ante la consulta de Propiedades que “en el caso de una fuerte alza del dólar en Argentina podría evaluarse le inversión en Uruguay como una forma de proteger el patrimonio”, pero advirtió que “ello tiene el contrapeso del alza de costo de la construcción en el país, que determina una baja en la rentabilidad”.

“Puntualmente, no creo que haya un efecto positivo para el sector a raíz de la situación argentina. Es más, podría existir el efecto inverso en el entendido que frente a la menor oferta de dólares en Argentina, se puede obtener ganancias extraordinarias con dólares `vivos´ generados a partir de la venta de propiedades en Uruguay. Dependerá de los estímulos que se le brinde a los agentes argentinos a que repatríen sus dólares”, añadió Moya.

Por su parte, Alfredo Kaplan, director y fundador del Estudio Kaplan, dijo a Propiedades que “en Argentina uno palpa inseguridad”. “Hay inversores argentinos que pueden pensar hacer algo en Uruguay, lo ven con reglas más estables, otra evaluación de las calificadoras internacionales y con otro cumplimiento de los compromisos distinto que Argentina”, indicó.

De todos modos, entiende que la actividad inmobiliaria de inversores del país vecino podría desacelerarse hasta tanto no finalice la fluctuación del dólar. “Estamos en el medio de la tormenta”, sostuvo.

Kaplan subrayó que no cree que los inversores argentinos se desprendan de sus activos para hacerse de dinero fresco. “No creo que quieran llevar más plata a Argentina. A veces ellos ven a Uruguay mejor de lo que lo vemos nosotros mismos”, declaró.

Turismo en alerta

El sector turístico manifestó su inquietud por la escalada del dólar en Argentina. El presidente de la Cámara Uruguaya de Turismo (Camtur) y titular de la Asociación de Hoteles y Restaurantes del Uruguay, Juan Martínez, sostuvo que el arribo de visitantes desde esa nación podría caer por las diferencias en el tipo de cambio.

La plaza uruguaya se hace menos competitiva para el turista de ese país, pese a que en Uruguay también se registró en las últimas semanas un incremento del valor de la moneda norteamericana.

En cambio, la ministra de Turismo, Liliam Kechichian, salió públicamente a señalar que aún “no se encendió una alarma” en el gobierno ante esta situación y que no se proyecta un escenario negativo durante la próxima temporada estival.

De todos modos, señaló que el gobierno podría aplicar medidas de estímulo a los turistas extranjeros para motivar que la actividad no baje.

Foto: Guia de Punta del Este