Cámara Inmobiliaria Uruguaya apunta a tener “información cierta” de compraventas y de valores de los inmuebles

20170724

La Cámara Inmobiliaria Uruguaya (CIU) apunta a profesionalizar la gestión y a mejorar los datos estadísticos de los que dispone, dijo a Propiedades el nuevo presidente de la gremial, Wilder Ananikián.

Es por ello que promoverá el desarrollo de un software con los casi 1.000 socios de la CIU para que se puedan cargar los datos de todas las operaciones de compraventa y los montos de las operaciones. La pesquisa tendrá únicamente fines estadísticos y para tener “información cierta”, explicó. Todas las operaciones serán anónimas y deberán ser reportadas mensualmente en el programa informático que se está desarrollando.

La idea es “trabajar en un observatorio inmobiliario que nos va a dar las pautas de cómo son los valores en la zona”, afirmó.

Se trata de una herramienta útil en un mercado que consideró “lento”, “chico” y con “transacciones muy negociadas” para acercar los intereses de la demanda con la oferta existente.

Esta realidad, dijo, no se observa en los arrendamientos, que se caracterizan por tener un mercado “sano” y “dinámico”, con “oferta y demanda constante” que motiva que aquel que ofrece una vivienda a un precio muy elevado no logra alquilarla.

Ananikián sostuvo que espera que mejore la actividad inmobiliaria local, con compras de argentinos que vuelquen sus unidades al mercado de arrendamiento después de haberse amparado en la normativa de blanqueo de capitales del gobierno de Mauricio Macri.

Cree que inversores de la vecina orilla que anteriormente eligieron la plaza paraguaya resolverán volver a colocar sus capitales en Uruguay, un país que consideró “más amigable” para los intereses de los argentinos.

También, la CIU insistirá en la necesidad de reducir al máximo posible o eliminar los topes establecidos a la vivienda promovida. Cree que la ley que establece incentivos fiscales para este tipo de inmuebles puede ser explotada aún más, sobre todo teniendo en cuenta que logró dinamizar el mercado de arrendamientos.

Ley y capacitación

La CIU seguirá impulsando a nivel político la aprobación de una ley del operador inmobiliario, un tema ya discutido con las bancadas parlamentarias y en encuentros mantenidos con el Poder Ejecutivo.

Ananikián consideró importante esta norma para mejorar el nivel de formalismo del sector, que colabora como agente de retención de impuestos y como brazo auxiliar del gobierno en materia de detección de operaciones sospechosas de lavado de activos.

Por año se reciben en la UTU más de 100 operadores inmobiliarios y “tienen un título que no les sirve porque aún no se reconoce la actividad a través de la ley del operador inmobiliario”, afirmó.

Esto no ocurre en los otros países de la región, subrayó Ananikián, crítico del desfasaje entre la legislación uruguaya y la legislación de los países del continente.

Por otra parte, la gremial impulsará capacitar a sus socios en una actividad muy cambiante producto de los avances tecnológicos, las redes sociales y el surgimiento de plataformas de economía colaborativa, a las que se les mantiene “un seguimiento”.

“Esta es una actividad cada vez menos presencial”, reconoció el nuevo presidente de la CIU, quien también ve necesario que los agentes inmobiliarios “se integren más” al barrio y a la comunidad en las que trabajan para conocer más la demanda de la población.

En tanto, la CIU apuesta a seguir trabajando con el Fideciu, el fondo de garantía de alquiler constituido para inmobiliarias y clientes que opera mediante una cooperativa que retiene del salario del inquilino el dinero correspondiente para volcarlo al propietario del inmueble.

Foto: wikimedia.org