Ingreso masivo de inmigrantes provoca un repunte de la demanda de alquileres

20170410

La gran mayoría de los extranjeros que se encuentra llegando por estos meses a Uruguay opta por alquilar en Montevideo, y dentro de la capital opta por barrios costeros, de acuerdo a un estudio elaborado por la Facultad de Ciencias Sociales, al que accedió Propiedades.

Sin dudas, esto repercutirá en el mercado de arrendamientos, que verá crecer los precios a la luz de esta tendencia y al intento del gobierno de desestimular la compra de vivienda promovida con destino al alquiler.

Las cifras del Ministerio de Relaciones Exteriores y de ese estudio de la Facultad de Ciencias Sociales hablan a las claras de un aumento exponencial en la cantidad de latinoamericanos de países no limítrofes que solicitan la residencia permanente ante el gobierno.

Las autoridades esperan en 2017 la llegada de unos 18.000 inmigrantes de países del Mercosur y asociados, de los cuales unos 2.340 procederán de Venezuela. Justamente, se registró un aumento de ciudadanos de ese país en suelo uruguayo en los últimos meses gracias a que tramitan la permanencia al amparo de la legislación de residencias de países miembros o socios del Mercosur.

Según el estudio académico de la Facultad de Ciencias Sociales, conducido por Florencia Robaina y Martín Koolhaas, integrantes de la Unidad Multidisciplinaria de esa casa de estudios de la Universidad de la República, Montevideo es el destino del 64,5% de los inmigrantes recientes que provienen de países latinoamericanos no limítrofes. 

Según el estudio académico, “la tasa bruta de inmigración de los nacidos en países latinoamericanos no limítrofes es de 114,7 por cien mil para el total del país, pero en departamentos como Montevideo supera los 178 inmigrantes cada cien mil habitantes. En menor medida, Canelones (106 por cien mil), Maldonado (116,6 por cien mil) y Colonia (88 por cien mil) son también departamentos donde se aprecia una mayor prevalencia de inmigración reciente de este origen”.

¿Y dónde optan por ubicarse dentro de la capital? En los barrios costeros debido a que muchos de ellos cuentan con los recursos suficientes como para costear un arrendamiento en estas ubicaciones.

Dentro de Montevideo, son los barrios costeros de Ciudad Vieja, Punta Carretas y Carrasco los que muestran las mayores tasas de inmigración. En estos tres barrios vive el 37% del total de inmigrantes recientes de este origen. Otros barrios donde las tasas de inmigración tienen un valor intermedio son Punta Gorda, Parque Rodó, Carrasco Norte, Centro, La Blanqueada, Malvín, Palermo, Cordón y Atahualpa.

La amplia mayoría opta por alquilar debido a que se trata de un procedimiento relativamente sencillo y porque al llegar al país, por lo general, se atraviesa por un período de adaptación, dijeron Robaina y Koolhaas a Propiedades.

De todos modos, el estudio no tuvo en cuenta a aquellos extranjeros que residen en pensiones o albergues.

Robaina y Koolhaas señalan en el estudio que la mayoría de los hogares migrantes están compuestos por parejas o por más personas, es decir que hay un número inferior de hogares constituidos por una sola persona migrante.

Además, casi el 50% cuenta con estudios terciarios, lo que puede asociarse con el nivel de ingreso en su país de origen y su solvencia económica a la hora de alquilar en zonas costeras. 

El Ministerio de Relaciones Exteriores informó recientemente en el Parlamento y después a la opinión pública sobre un crecimiento exponencial en las solicitudes de residencias permanentes. Las autoridades esperan en 2017 la llegada de unos 18.000 inmigrantes de países del Mercosur y asociados, de los cuales unos 2.340 procederán de Venezuela.

En 2016 fueron más de 8.000 los casos. Desde enero a comienzos de marzo, Cancillería había procesado un total de 525 residencias permanentes. De ese total, el 42% es de argentinos, el 18% brasileños y el 13% venezolanos.

“En lo que respecta a las residencias permanentes concedidas y el cuadro de nacionalidades según las residencias solicitadas, se observa que las solicitudes de personas de nacionalidad venezolana han aumentado y superan las de brasileros, no obstante se conceden más las residencias de personas brasileras, dado a que a través de la web se corrobora la documentación, siendo que la documentación de personas venezolanas para la corroboración de apostilla conlleva un trámite posterior”, señala el informe de la Cancillería presentado ante el Parlamento.

“Se pronostica que, por la cantidad de reserva de turnos (en Migraciones), el interés de los solicitantes porradicarse en Uruguay no disminuirá, sino que se entiende en progresivo ascenso”, añade el informe.

¿Qué se puede esperar? Que la tendencia continúe y que la plaza inmobiliaria local que se vuelca hacia el mercado de arrendamientos pueda sacar provecho de esta realidad debido a la aparición con fuerza de un nuevo actor en la demanda habitacional, particularmente en Montevideo.

Hay que tener en cuenta que sólo para atender a los nuevos hogares, la demanda anual de viviendas nuevas en Uruguay supera las 15.000 unidades. Esto es sin considerar inmigrantes ni el déficit habitacional.

Algunas inmobiliarias consultadas por Propiedades reconocieron que han trabajado más con extranjeros y que la mayoría opta por el alquiler. Para concretar la operación, las firmas mencionadas solicitan al extranjero una garantía propietaria con certificado notarial de un inmueble ubicado en Uruguay y, además, la constitución de una garantía con la presentación de recibos de salarios que certifiquen la existencia de una renta de trabajo que cubra el costo mensual del arrendamiento. 

En caso que el inmigrante pretenda comprar una propiedad, no debe cumplir requisitos legales extra a las de cualquier ciudadano uruguayo. En caso que no cuente con un domicilio de residencia previo y pretenda llevar a cabo una compra de inmueble, se establece el domicilio del escribano o abogado como el domicilio legal. 

Foto: notihoy.com