Se mantiene demanda por estacionamientos y parkings subterráneos generan expectativa

20170321

La demanda por lugares en los estacionamientos de automóviles se mantiene en la ciudad de Montevideo de la mano de un incremento en el parque circulante, aunque algunos servicios ahora son más solicitados que otros, según un relevamiento hecho por Propiedades entre establecimientos de la Ciudad Vieja y el Centro.

Por ejemplo, los parkings del casco antiguo, cuyos clientes tienen un perfil más corporativo, vieron una reducción de su trabajo por hora y, como contraparte, vieron un incremento de las contrataciones mensuales. En tanto, en el Centro se mantiene la demanda por hora pero una parte de los clientes procuran un contrato mensual que les permita ahorrar dinero.

La licitación de la construcción y gestión de parkings subterráneos que tiene en carpeta la Intendencia de Montevideo genera expectativa en el sector ya que una parte de la cartera de clientes podía migrar hacia esos nuevos lugares. De todos modos, varios de los administradores de establecimientos dudaron que las iniciativas se puedan concretar.

Muchos recordaron que no es la primera vez que se habla de hacer un llamado a interesados para construir locales bajo tierra y otros dijeron que los incentivos fiscales otorgados no son lo suficientemente atractivos como para motivar una inversión de envergadura. Además, subrayaron que la cantidad de automóviles que llega a esa zona de la capital podría estancarse a raíz de la política de incentivo del transporte público de la administración de Daniel Martínez.

El director del departamento de Desarrollo Económico de la Intendencia, José Saavedra, explicó a Propiedades que en la segunda mitad de abril se abrirán los sobres con las ofertas que se hayan recibido para los siete parkings subterráneos que se licitarán.

Los lugares elegidos son un espacio público en rambla Francia; otro en la rambla Gran Bretaña; la calle Soriano; el Zoológico (Rivera entre Rossell y Rius y Dolores Pereira Rossell); la plaza Gabriela Mistral (Benito Blanco y Pagola); la Plaza Gomensoro y la plaza Villa Biarritz.

Las concesiones serán por 30 años a partir de la habilitación comercial, con un plazo máximo de 24 meses para la ejecución de obras. Como contraprestación, los inversores deberán aportar una solución en movilidad, mejorar y mantener el espacio público en la superficie y pagar un canon a la Intendencia de Montevideo.

Se estima que la inversión por la construcción de cada plaza de estacionamiento subterráneo ronda los 20.000 dólares. En el decreto del Poder Ejecutivo que establece que las iniciativas pueden ampararse bajo los beneficios fiscales de la Ley de Promoción de Inversiones se señala que los locales deben tener capacidad de albergar, al menos, 75 coches. Es decir, las propuestas deben implicar mínimamente una inversión de 1.5 millones de dólares.

Si bien desde la Intendencia de Montevideo no se quiso informar una cantidad deseable de locaciones para cada uno de los proyectos, sí se informó que se estima que las iniciativas que se reciban cuenten con un número mayor. Es decir, los montos de las inversiones serían mucho más elevados.

Saavedra dijo que varias empresas consultaron acerca de las características de las obras y, además, afirmó que hay varios interesados en las edificaciones. Se espera que ese año pueda haber adjudicaciones para que comiencen las tareas, pero reconoció que “puede quedar desierto” alguno de los llamados.

Sensibilidad al precio

Todos los consultados señalaron a Propiedades que aumentó la sensibilidad del cliente ante el incremento de precios en los aparcamientos. Las empresas relevadas registraron en marzo un precio que oscila entre los 95 y los 105 pesos por hora de servicio, cuando hace cinco años (2012) las tarifas rondaban entre los 52 y los 70 pesos.

“A la gente le entrás con los precios, por el bolsillo. Vienen al parking por necesidad, pero cuando ven los precios lo piensan bien”, sostuvo el propietario de tres parkings del Centro de Montevideo.

En tanto, el responsable de un establecimiento de la Ciudad Vieja subrayó que “la gente busca mucho el precio, más que antes”, y reconoció que perdió clientes por los ajustes de las tarifas del servicio.

En caso de prosperar los parkings subterráneos, deberán competir con tarifas más económicas que las ofrecidas por los locales ya existentes, coincidieron en señalar los responsables de algunas empresas. Esa posibilidad puede atentar contra la búsqueda de rentabilidad de algunos inversores, que pretendan obtener dividendos rápidos en el negocio, añadieron. Es por ello que muchos dudan de la concreción de las iniciativas que proyecta el gobierno de Martínez.

De acuerdo al plan de trabajo presentado por la Intendencia de Montevideo, los objetivos de contar con parkings subterráneos son “mejorar la capacidad de circulación en las vías de tránsito, reduciendo el estacionamiento de vehículos en las calles de la ciudad” y la “menor circulación de vehículos buscando lugares para estacionar, reduciendo los riesgos de siniestralidad vial”.

También, se espera que sirvan para que haya menos automóviles estacionados en la vía pública por la noche, que la reducción de coches incremente la seguridad para los que circulan en bicicletas y peatones y que funcione como mejora del espacio público.

Servicio tarifado

Por otra parte, los responsables de los locales consultados creen que el ajuste del precio del estacionamiento tarifado en la vía pública resuelto semanas atrás podría provocar que algunas personas opten por el transporte colectivo si su intención es trasladarse a la Ciudad Vieja o el Centro por un trámite o una gestión comercial.

A su vez, estiman que un puñado de los que asisten asiduamente a esa zona de la ciudad pueda migrar a planes mensuales en parkings para no pagar el tiquet del servicio o procurar realizar sus trámites o compras en otros puntos de Montevideo.

De acuerdo a lo que determinó la administración capitalina, se aplica un aumento de 25% en el servicio de parkings en las zonas tarifadas. Pero, por otro lado, deja sin efecto el proyectado aumento escalonado de la tarifa de acuerdo al paso de las horas de permanencia del vehículo en la calle.

Asimismo, se resolvió no aplicar que durante el Día del Centro haya sólo dos horas de estacionamiento gratuito para después pagar 70 pesos por cada hora de permanencia del vehículo.

Finalmente, la Intendencia de Montevideo decidió no instrumentar otra medida anunciada: la eliminación de los abonos mensuales para estacionar que, entre otros, utilizan los vecinos que viven en las zonas tarifadas.

Los consultados no se animaron a aventurar repercusiones de estas medidas a largo plazo, aunque reconocieron que se trata de un intento de la administración de retener parte del caudal de coches que se traslada al casco antiguo y al Centro durante los días hábiles.

Foto: pixabay.com