Buscan especializar recursos humanos en la tecnología de construcción con madera

20170220

Poco se sabe en Uruguay acerca de la tecnología de construcción con madera y hay un mercado potencialmente importante para explorar. Con esta premisa es que se busca especializar recursos humanos en el conocimiento y en el uso de la madera con fines estructurales, dijo a Propiedades la arquitecta Laura Moya, docente e investigadora de la Universidad ORT, que cuenta con una maestría en construcción en madera y un doctorado en recursos naturales con énfasis en productos forestales.

Este año se lanzará por primera vez el Diploma en diseño, cálculo y construcción de estructuras en madera a cargo de la Universidad de la República y la Universidad ORT Uruguay. Es un programa de un año de duración, dictado por docentes de ambas instituciones.

¿Por qué formar profesionales en esta área?

Porque desde hace unos años existe disponibilidad de madera proveniente de plantaciones de eucaliptus y de pinos, con potencial para ser utilizada en edificaciones y puentes, pero es necesario contar con profesionales especializados en el uso y la tecnología de construcción de la madera.

Además, desde hace algunos años Uruguay importa madera estructural certificada del Sur de Estados Unidos.  Profundizar en el conocimiento de las propiedades y en el uso de este material promoverá su uso estructural en viviendas, edificios y puentes. “La Universidad ORT entiende necesario formar recursos humanos en el diseño y en el cálculo de estructuras de madera. En general, hay un desconocimiento del material y de su empleo por parte de técnicos y profesionales de la industria de la construcción”, opinó Moya.

Según detalló, la construcción con madera es de fácil adopción por parte del personal de obra,  de montaje rápido (las uniones entre piezas se realizan con clavos, tornillos, y conectores metálicos), y es más limpia que la convencional ya que, exceptuando la cimentación, el proceso constructivo es “seco”. Los tiempos de ejecución de obra son menores que los de una obra de construcción tradicional, y por ello los costos son menores.

A modo de ejemplo, indicó que la construcción de una casa de 75 metros cuadrados con estructura de madera puede realizarse en un mes, mientras que con sistemas constructivos tradicionales el plazo puede prolongarse por seis meses.

Uruguay cuenta con algunas experiencias de construcción en madera, tanto en el ámbito público como el privado. En el primero, algunos proyectos de viviendas sociales se han ejecutado entre el Ministerio de Vivienda y las intendencias de Rivera y Tacuarembó. En el ámbito privado se han llevado a cabo edificaciones mayoritariamente en zonas de veraneo.

Se pretende promover el uso de la madera y de los productos de ingeniería de madera en arquitectura e ingeniería civil. Para ello también es necesario investigar sobre las propiedades de las maderas nacionales, y contar con normativas que regulen y controlen la calidad de los productos de madera para fines estructurales. En la actualidad, la madera y la madera laminada encolada nacional que se comercializa en el mercado uruguayo no cuenta con especificaciones técnicas y por ello, muchos profesionales optan por el empleo de otros materiales estructurales.

Desde 2009 la Facultad de Arquitectura de la Universidad ORT, y el Departamento de Proyectos Forestales del LATU vienen trabajando en varios proyectos para caracterizar maderas de plantaciones nacionales. A partir de 2013 se conforma un grupo interinstitucional con ambas instituciones y la Facultad de Ingeniería de la Universidad de la República para investigar y desarrollar proyectos en el área de la madera estructural.

Por otra parte, Moya sostuvo que cuanto más profesionales y técnicos estén especializados e interesados en la construcción con madera, será indispensable contar con normativa sobre madera nacional.  Actualmente, ante la ausencia de normas se recurre al marco normativo de otros países, como Brasil, Argentina, Estados Unidos o de la Comunidad Europa.

Un ejemplo

La Universidad ORT Uruguay estuvo involucrada en el proyecto La Casa Uruguaya, en que participaron estudiantes y docentes de varias facultades. Esta casa de madera, equipada con un sistema de domótica fue reconocida en varias oportunidades como un ejemplo a seguir en materia de construcción alternativa.

La iniciativa ganó el primer premio en el concurso internacional Solar Decathlon América Latina y el Caribe 2015, una competencia de arquitectura sostenible considerada como la más importante del mundo. En noviembre de 2016, La Casa Uruguaya ganó el Premio Nacional de Eficiencia Energética de la Dirección Nacional de Energía del MIEM.

Algunos de los participantes del proyecto original ya trabajan en la producción en serie de este modelo o de prototipos similares.

Foto: iha.com