Se encuentra usted aquí

Anuncian proyecto para cambiar mecanismo de ajuste de alquileres

Lorenzo. La idea del gobierno es desvincularlo de la evolución salarial

El gobierno enviará al Parlamento un proyecto de ley para modificar el mecanismo actual de ajuste de los alquileres desvinculándolo de la evolución de los salarios.

El anuncio lo hizo ayer el ministro de Economía y Finanzas, Fernando Lorenzo, en el marco de la interpelación que le realizó el senador colorado Pedro Bordaberry (Vamos Uruguay) sobre la situación económica. (Ver A7).

Hoy el precio de los alquileres se ajusta por la Unidad Reajustable de Alquileres (URA), la que se modifica mensualmente en función de la evolución del Índice Medio de Salarios (IMS) el que viene creciendo por encima de la inflación.

"Esto tiene que ser subsanado en beneficio de los inquilinos y protegiendo las reposiciones que sobre los mecanismos de la inflación puedan tener mecanismos de indexación que pertenezcan al pasado", dijo el ministro en respaldo de su anuncio.

"La idea del legislador cuando aprobó la actual ley (de ajuste de alquileres) fue inteligente, que el mecanismo de ajuste de los alquileres estuviera ligado con el salario, pero eso fue porque el salario caía todo el tiempo. Pero ahora los salarios crecen tendencialmente, esto requiere un ajuste", afirmó Lorenzo. "Con toda seguridad haremos llegar al Parlamento" una iniciativa en ese sentido, sostuvo el ministro de Economía.

La evolución del precio de los alquileres fue el tema central de la columna del 14 de marzo de los economistas Horacio Bafico y Gustavo Michelin que publica El País todos los jueves.

Allí los especialistas señalaban que el alquiler de la vivienda es uno de los principales componentes en el presupuesto de varias familias y su participación en el ingreso del hogar creció en forma sostenida desde 2006, pasando del 18% a más del 22%, de acuerdo a la última estimación del Instituto Nacional de Estadística (INE). "La evolución de los precios hasta el momento y las condiciones de oferta de vivienda permiten pensar que en el próximo año y medio se llegará a un punto en el que los nuevos alquileres evolucionen en forma más acorde con la inflación y no se sigan encareciendo en términos relativos", sostienen Bafico y Michelin.

Al comparar el costo de alquilar la vivienda con la canasta del IPC compuesta solo con bienes y servicios que no son transables (no se comercializan) a nivel internacional, se observa que la variación anual promedio de los alquileres en los tres últimos años supera en 4% a los precios no transables. En febrero del 2013 la variación real en doce meses fue de tan solo 2,6%; hay una baja pero todavía está creciendo más de lo que lo hacen otros precios no transables (que a su vez crecen más que los transables), decían Bafico y Michelin.

Además, explicaban que los nuevos alquileres se están firmando por valores superiores al promedio existente en cada momento, con lo cual la aceleración en el precio está asegurada en la medida que vencen contratos y se renuevan. "Esto no sorprende cuando hay inflación, porque hay ajustes en los que se renuevan o ingresan nuevos. A condiciones de oferta y demanda de mercado estables esta diferencia tiene relación con la inflación anual con que se corrigen los contratos", sostienen.

Pero en la actualidad la diferencia entre contrato nuevo y promedio se encuentra entre 17% y 18% muy por encima de la inflación. "Esta evolución no podrá seguir indefinidamente y la vuelta a un comportamiento acorde a la inflación depende de lo que ocurra con la oferta de nueva vivienda. Cuando se compara la variación de los nuevos contratos con la del stock de alquileres se observan tasas menores en los nuevos contratos por lo que la brecha empezó a reducirse", afirman.

EL PAIS – 4/4/2013